facebook twitter google plus youtube Pinterest

CESDE - ¿Por qué estudiar un programa técnico?
PDF Imprimir Correo

¿Por qué estudiar un programa técnico?

Los técnicos laborales, son personas con la capacidad de aplicar los conocimientos teóricos en la práctica, para hacer más eficientes los procesos de la producción. Su formación es integral y responde a programas académicos con especificidades y complejidades distintas. Por consiguiente el oficio de su profesión trasciende la realización mecánica de un oficio o la realidad en el manejo de una tecnología o técnica.

Porque de los empleos que se generan, el 80% lo cubren los técnicos y tecnólogos y sólo el 20% los profesionales universitarios.

Porque el título de técnico en sí mismo ofrece muchas ventajas y tiene la posibilidad de continuar a través de convenios. ( Academia Superior de Arte, Uniciencia, UAM, Institución Universitaria Salazar y Herrera )

Porque el técnico tiene el conocimiento y la práctica, o sea: “El saber hacer” y eso los hace muy útiles.

Más relación
entre empresa y formación

Sacado de : http://menweb.mineducacion.gov.co/educacion_superior/numero_03/articulo7.htm

 

Un grupo de empresarios nos ofrece su visión sobre la formación técnica profesional y tecnológica en Colombia. Ellos la ven desde su quehacer: los servicios, el sistema financiero, la industria, la pequeña empresa. Todos coinciden en su pertinencia y en el deseo de hacer de esta formación un verdadero recurso para el progreso del país.

¿Cómo evalúa el sector empresarial la pertinencia de la formación técnica profesional y tecnológica actual, dadas las circunstancias del país?

 

alt

 

Gonzalo Sanín
Presidente Delima Marsch S.A.

“En un país como Colombia, la formación técnica profesional y tecnológica toma gran importancia en el proceso de cambio tecnológico que trae consigo la globalización y la internacionalización de las empresas. La manera más adecuada de sortear estas situaciones es fomentando la formación continua de los trabajadores, permitiéndoles responder a las demandas de recalificación.
Lo ideal sería que la formación técnica profesional y tecnológica esté más alineada con las necesidades específicas del negocio, maximizando las habilidades y las competencias que los empleados requieren para obtener mejores resultados en los indicadores de gestión de la empresa”

 

alt

Álvaro Velásquez Cock
Presidente Termotécnica


“En el campo nuestro, el de una empresa
con altos contenidos técnicos, dedicada al área de las ingenierías, que recurre tanto a profesionales como a operarios, la formación técnica profesional y tecnológica es fundamental, al igual que la experiencia práctica. Por lo general, quienes se vinculan a la empresa terminan la formación en ella. Por eso, es importante que la formación mezcle teoría y contenido práctico y que se lleve a cabo una actualización de los profesionales, particularmente en desarrollos tecnológicos”.

 

alt

 

 

Juan Alfredo Pinto
Presidente Asociación Colombiana de Pequeños Industriales,Acopi.


“La Formación por competencias no es nueva
como concepto en los territorios de la educación y del trabajo. En los setenta se concibió su base teórica y en los ochenta se conformaron las estructuras modulares con salida parcial en diferentes sistemas de formación profesional y de educación técnica. Lo más interesante del proceso hacia la formación basada en competencias es que representa un ejercicio de síntesis entre la formación del sector educativo formal y la formación para el trabajo de las instituciones de formación profesional. Históricamente, cada vez es más tenue la línea divisoria entre educación y capacitación. Mientras las diferencias se tornan difusas, los ?ujos de doble vía y la integración entre los dos universos crecen aceleradamente”.

 

¿Qué esperarían encontrar los empresarios en posibles empleados a contratar en cuanto a competencias, tanto generales como específicas y transversales?


 “En competencias generales:Orientación a los resultados, orientación al servicio, conocimiento del negocio, conocimiento de la norma ISO 9001, liderazgo, iniciativa, capacidad de aprendizaje, orientación al trabajo en equipo.
En competencias específicas: Resultado financiero (calidad del trabajo, productividad, cumplimiento de fechas de entrega), procedimientos y procesos (conocimiento del trabajo, habilidades organizacionales, procedimientos de la empresa), satisfacción del cliente (comunicación, enfoque en el cliente, compromiso) y desarrollo en equipo humano (habilidades interpersonales, cooperación, flexibilidad).

En competencias transversales: conocimientos en sistemas (Ofice, Windows, correo electrónico, intranet e internet), cortesía telefónica y código de ética (criterios de conducta acordes con lo establecido por la organización)”.
 “Las empresas esperan trabajadores
formados en los oficios que las nuevas tecnologías demandan; con buenas nociones de informática
y conocimiento de los instrumentos (máquinas computarizadas) que hoy se emplean”.

“Capacidad para resolver problemas y decidir; capacidad en la norma ISO y Calidad; conocimientos en informática; evaluación de proyectos, análisis de créditos y matemática financiera, y creatividad”.

“Formación inicial, experiencia acreditada en procesos y capacidad de actuar en un tiempo riguroso”.

 “La formación por competencias, bien entendida, conforma un concepto para la valorización del trabajo y también de la función educativa. Recoge los elementos de la teoría del pensamiento complejo surgidos en el ámbito educativo y reconoce la complejidad de la actividad laboral y del desempeño productivo.

“La formación por competencias intenta construir un paradigma integrador, dentro de la concepción holística, el cual desborda tanto el enfoque por tareas propio de la administración industrial de primera fase, también conocida como Taylorismo, como la estructura paralela de tareas y atributos que sirviera de base a los perfiles ocupacionales y profesionales, tan populares dentro de la llamada ‘Administración de Recursos Humanos’.

“Una concepción verdaderamente comprensiva de la complejidad formativa, necesita, además de las competencias básicas, genéricas y específicas, un basamento en el campo de la identidad, al que denominaría ‘Competencias Esenciales’. Son diferentes a las competencias básicas y abordan el problema cultural, a la vez que mejoran el nivel escaso y diluido de capital cultural heredado. “La teoría de la formación basada en competencias fue construida a partir de la realidad internacional, de los países industriales, principalmente europeos. Allí, está resuelto en alto grado el problema de la identidad.
Allí, la temeridad consiste en hurgar la desidentidad, la inidentidad. Nosotros necesitamos profundizar este tema y poseer nuestra identidad para poder vivir nuestra condición multiétnica y pluricultural”.


¿Cuáles son las cinco competencias esenciales que debería tener un trabajador con formación técnica profesional o tecnológica?


Iniciativa: Genera ideas nuevas, demuestra empuje y una actitud positiva ante los inconvenientes, va más allá de las funciones que se le han encomendado.
Aprendizaje: Busca la manera de informarse sobre lo que no conoce y profundizar sobre lo que ya conoce.
Pensamiento crítico: Cuestiona lo existente con el propósito de mejorar los procesos realizando aportes y creando nuevas ideas.
Participación activa: Se involucra con la operación del negocio, con su equipo de trabajo y con la organización.
Pensamiento divergente: Demuestra capacidad de convertir los conocimientos teóricos en conocimientos prácticos”.

 ¿Cómo cree posible incrementar el vínculo entre el proceso de formación técnica profesional y tecnológica y el campo laboral?


 “Es posible incrementar el vínculo entre el proceso de formación y el campo laboral llevando a cabo las siguientes sugerencias: Ampliar las opciones de práctica profesional; aumentar el tiempo de práctica de modo que se adquieran mayores conocimientos y adaptación al medio laboral; incluir en los trabajos de investigación y en las tesis de grado casos específicos de empresas, de modo que tanto los estudiantes como las organizaciones se vean beneficiados.
 “El ideal consiste en que las empresas que se vinculen a la formación técnica profesional, contribuyan a orientar y a financiar y luego empleen al trabajador formado mediante su concurso”.
 “Proyecto de creación de su propia empresa, pasantías en las empresas, semestres prácticos y trabajo de campo”.
 “Propiciar una vivencia real y cercana de personal capacitado para que detecte situaciones concretas y las traslade a las instituciones de formación como insumo de sus programas formales e inclusive de capacitaciones en formación continua”.
 “Ninguna exigencia es mayor que la formación permanente e intensa del talento humano de las propias instituciones educativas y de formación; es fundamental la exigencia y facilitación a los cuerpos docentes. Es necesario derrotar la permisividad y el facilismo. Los flujos de relaciones con los sistemas productivos y de ciencia y tecnología, así como los sistemas ambientales, deben intensificarse y no hay que temer por ello.

 
Anuncio